ADELGAZAR ¿A qué precio?

Vivimos en una sociedad en la que la exigencia por tener cierto tipo de imagen corporal se incrementa cada día. En ocasiones, estamos dispuestos a realizar cualquier esfuerzo con tal de obtener la imagen que nos han hecho creer perfecta. Cada temporada del año pasamos de “operación bikini” a “operación vaqueros” y somos capaces de someternos a dietas de adelgazamiento que leemos o escuchamos en los distintos medios de comunicación, sin  cuestionarnos siquiera los posibles efectos que estas dietas ejercen sobre nuestra salud. En efecto, la mayoría de los regímenes de adelgazamiento que aparecen en medios publicitarios no tienen ninguna base científica ni han probado su eficacia y sin embargo tienen enorme éxito porque el porcentaje de personas que desean adelgazar por razones estéticas, aunque no presenten sobrepeso evidente u obesidad, es cada vez mas elevado.Se ha demostrado que el estar muy delgado (por debajo del peso corporal saludable) y el estar constantemente “a dieta”  reduciendo el consumo de calorías muy por debajo de nuestros requerimientos, conlleva importantes riesgos para la salud. Lo ideal es conseguir y mantener un peso adecuado desde el punto de vista sanitario y estético.

Actualmente, a pesar de que los conocimientos en nutrición son cada vez mas avanzados, existe una falta evidente de educación en nutrición y de información fiable acerca del tema. Mucha de la información que obtenemos de los medios, es tratada por periodistas y escritores y no por especialistas en nutrición. Es importante tener muy claro  que la nutrición es una ciencia que explica de qué forma influye la alimentación en la salud  de los individuos y entre otras cosas, establece los riesgos que puede tener una alimentación inadecuada. Por ello es imprescindible ser selectivos con la información y con las pautas dietéticas que elegimos.

La mayoría de las dietas que se ofrecen en las revistas y que nos venden con mensajes llamativos como: “pierde rápidamente esos kilitos porque ya se acerca el verano”, son dietas con un aporte de energía demasiado bajo, que, además, no puede ser supervisada por un profesional y en muchas ocasiones no aportan ni el equilibrio ni las cantidades de nutrientes necesarias, como tampoco están adaptadas a las necesidades individuales. Si bien es cierto que para perder peso es necesario en la mayoría de las ocasiones hacer una restricción calórica, es importante destacar que dicha restricción debe ser ligera y mantenida durante determinado tiempo, debe ir acompañada de actividad física y suponer un cambio en nuestros hábitos alimentarios.

Perder peso rápidamente es el principal objetivo de casi todas las dietas que nos venden en los medios de comunicación. Este hecho es  preocupante ya que perder peso rápidamente no ayuda en absoluto al mantenimiento del peso ni a la adquisición de hábitos saludables en la alimentación. En cambio, perder peso lentamente y mantener dicha pérdida durante un largo tiempo, ayuda a reducir los depósitos de grasa, evita las perdidas de proteínas y la disminución de la tasa metabólica basal que se observa cuando se pierde peso de manera abrupta y que es responsable, en gran medida, de la recuperación del peso tras dejar la dieta.

La falta de información y educación de la que ya hablamos anteriormente, unida a consejos y comentarios que pasan de boca en boca, nos llevan a tener ideas erróneas y a seguir pautas de alimentación que perjudican la salud y que no ayudan a mantener un estado de nutrición adecuado ni a perder peso. Tal es el caso del ayuno o de las dietas que aportan muy bajo contenido en energía y en nutrientes. Contrario a la creencia popular, el dejar de comer o pasar muchas horas sin hacerlo, se asocia a una activación de los mecanismos encaminados a almacenar grasa como mecanismo de adaptación al ayuno. Es por esto que la creencia de que dejar de comer es un buen método para adelgazar es totalmente errónea, de hecho solamente ayuda a incrementar los depósitos de grasa. En este sentido, es conveniente tomar en cuenta que para adquirir las necesidades diarias de vitaminas y minerales es indispensable llevar una dieta de al menos 1350-1500 kcal diarias. De lo contrario, sería conveniente la ayuda de suplementación.

Para que una dieta sea adecuada deben de contemplarse también los horarios de comida. Éstos deben ser ordenados y debemos de tratar de comer cada 4-5 horas. Lo ideal es que hagamos 5 o 6 comidas al día para mantener al metabolismo activo y también  para  evitar llegar con mucha hambre a la siguiente comida y poder hacer una selección cuidadosa de los alimentos que elegimos.

Para concluir, diremos que el papel que la alimentación juega  tanto a nivel individual como cultural y social, es esencial para lograr un sano desarrollo mental y físico y para llevar una vida plena y feliz. Si la pérdida de peso fuera necesaria, entonces, sería idóneo consultar un profesional que nos ayude a plantear metas para llegar a un peso razonable y que nos oriente acerca del tipo de dieta que debemos consumir.

Esta entrada fue publicada en Salud física ¡Cuídate mucho! y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ADELGAZAR ¿A qué precio?

  1. Fabulosa pagina. Estoy alegre de haber la descubierto. Es bueno descubrir algo provechoso

  2. Hola a todos. Estaba surfeando por Internet y descubri tu sitio web. Extraordinaria informacion. Muchas gracias por distribuir tu experiencia! Es bueno saber que algunas personas ponen sudor en la gestión de sus paginas. Voy a estar seguro de revisitarde vez en cuando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>